Colón – Kuna YalaDiócesis

Juventud se organiza para asamblea nacional

La organización y esquematización de la Pastoral Juvenil rumbo a lo que será la próxima Asamblea Na­cional, que se llevará a cabo en la Diócesis de Penonomé en septiem­bre próximo, adelanta en Colón­Kuna Yala una serie de procesos que fortalecerán los espacios en los que se prevé participen los jóvenes.

Procesos

Iniciaron con un antes, durante y después de la Jornada Mundial de la Juventud 2019. «Cada diócesis hace todos los esfuerzos para reor­ganizar la pastoral juvenil, revisar algunos procesos y la integración de los jóvenes en las diversas accio­nes pastorales de la Iglesia», explicó Monseñor Manuel Ochogavía Ba­rahona.

Yithzak González, Secretario Eje­cutivo de Pastoral Juvenil en la Con­ferencia Episcopal, expresó que, las pastorales juveniles mantienen eva­luaciones concretas; en Colón por ejemplo se están revisando proyec­tos que permitirán que los jóvenes se posicionen de su espacio dentro de la vida comunitaria de la Iglesia.

Recientemente se presentó la Ex­hortación Apostólica Post-Sinodal, del Papa Francisco, dirigida a los jó­venes del mundo, a raíz del Sínodo de los Obispos celebrado en Octu­bre del 2018.

Al respecto, y tomándola de refe­rencia, Yithzak destaca que es ne­cesaria la lectura de la misma, sin embargo, a través de las comisiones diocesanas de pastoral juvenil se estarán generando unas guías de estudio para encuentros en las comunidades juveniles, para que todos los jóvenes puedan, leer, ana­lizar y vivenciar lo que nos dice el Papa Francisco en su exhortación.

González señaló que, dos jóvenes le acompañarán al Foro Interna­cional de la Juventud a celebrarse en Roma, Italia, entre ellos Laritza Carrión, de la diócesis de Colón y Erick Sanjur de la diócesis de Da­vid, todos miembros activos de la pastoral juvenil en sus diócesis.

Retos de la Juventud colonense

Laritza Carrión’ Coordinadora Diocesana de la Pastoral Juvenil, destaca que los retos de la juventud dentro de la Iglesia, principalmente están enfocados en no dejar de intentar que pasen las cosas, ser valientes enfocarse siempre en lograr que las metas se cumplan, a pesar de las adversidades, pues los jóvenes tienen que ser parte de la vida de la Iglesia y la sociedad. «El papel de los jóvenes hoy también nos invita a ser parte de una sociedad de cambio que se preocupe tanto por cosas tan pequeñas como no tirar una lata a la calle, trabajar de la mano de los jóvenes e incluso de los niños, seguir luchando por el cuidado de la casa común, nada mejor que estar informados en todo, política, iglesia y socie­dad», puntualizó.

Artículo anterior

Pastoral estudiantil transforma vidas

Siguiente artículo

Un Vía Crucis: Armando líos