Portada

Juventud urge por plazas de empleo

Durante su pontificado, san Juan Pablo II escribió la Enciclíca Laborem Excerses sobre el trabajo humano, donde el enfoque gene-ral responde a un análisis de la época moderna, basado en experiencias de carácter económico, social, histórico, teológico, antropológico.

En esta carta solemne escrita en 1981, el santo de la juventud, indicó “que los seres humanos comparten sus actividades con la acción de Dios; el trabajo imita la acción de Dios y otorga dignidad al trabajador”.

En estas primeras décadas del siglo XXI, la llamada generación millennials, ha vivido plenamente la digitalización y la expansión masiva de la internet; sin embargo, ¿tendrá dicha juventud abierta las posibilidades para emplearse  o autoemplearse como empresario?, y ¿tendrá a mano los estudios para ser competitiva? La presidenta del Consejo del Sector Privado para la Asistencia Educacional (CoSPAE), Dacil Acevedo, explica que la orientación socio – laboral es clave para saber lo que se aspira estudiar, tomando en cuenta que ese conocimiento debe estar alineado con lo que el mercado necesita.

Resaltó que estudios recientes realizados por CoSPAE arrojaron datos interesantes, entre ellos, que las carreras técnicas están siendo muy valoradas por los empleadores.

La investigación también indica que los estudios técnicos no son valorados socialmente, no se pro-mueve dentro de las familias y las mujeres en su mayoría no se sien-ten motivadas para estudiarlas, siendo allí donde están las principales oportunidades de empleo.

Detalló que un factor que deben tomar en cuenta cuando formen parte de una empresa es la actitud con la que llegan a los lugares de trabajo.

Afirmó que dentro de los estudios que han realizado, los empleadores han explicado que prefieren a un joven con un cono-cimiento normal, pero que tenga la actitud correcta que consiste en puntualidad, responsabilidad, compromiso, auto- organización, liderazgo entre otras acciones, que son conocidas bajo el nombre de competencias blandas.

“Son habilidades que cada vez requiere más el mercado laboral, son habilidades socio- emocionales, es inteligencia emocional. Dicen los empresarios, que el chico chica pueden saber mucho su oficio, pero si llega con mala actitud, no le sirve. Lo que más le interesa al empresario es el tema de los valores, cómo lo viven cómo los practican”, agregó. Acevedo precisó que ha observado muchas veces que, por falta de información, no saben cómo ir a una entrevista laboral.

Expuso a modo de ejemplo que le tocó hablar con chicos el año pasado, dentro de un proyecto que estaba realizando, y allí pudo conocer que en especial las chicas no sabían cómo ir vestidas y por este desconocimiento iban con poca ropa o sin maquillaje, y estos pequeños detalles hacen la diferencia para quien quiere optar por una plaza.

La presidenta de CoSPAE alertó que la falta de inserción en el mundo laboral genera frustración personal y colectivamente, genera frustración social, y que esta situación eso es una bomba de tiempo.

“Queremos que los jóvenes sean ciudadanos plenos, en sus derechos económicos y sociales, que puedan tener un proyecto de vida, que no sea solo el día a día; que puedan trazarse una hoja ruta, y poder avanzar hacia allá”, comunicó.

Los mal llamados ‘Ninis’

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en Panamá el 17.2 % de la población no trabaja ni estudia, a este grupo muchos lo llaman bajo el calificativo de ‘nini’.

Este estudio que se realizó con el apoyo de Maaret Cañedo Lohikoski, Coordinadora Técnica de la OIT para el Fortalecimiento de la Inserción Laboral y Formación Profesional en Panamá, busca motivar la acción y orientar hacia la formulación de políticas que permitan integrar a este sector poblacional (que oscila entre los 15 y 24 años) al sistema educativo formal y al mercado laboral productivo.

El Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) de la Contraloría General de la República, detalló por su parte que bajo esta categoría hay 119,340 jóvenes de entre los 15 y 24 años.

La ministra de Trabajo Zulphy Santamaría resaltó a su vez, que desde el año 1999 el término Ninis ha atraído la atención de algunos que al final solo se han enfocado en el aspecto cuantitativo, en tanto, que otros, que parecieran ser a mayoría, solo lo han empleado para estigmatizar a las personas jóvenes.

“Podemos decir que los Ninis son el efecto de un contexto socioeconómico, caracterizado por la falta de equidad, por los desequilibrios regionales y las desigualdades sociales, que mantienen a un segmento importante de la población en pobreza y exclusión”, acotó Santamaría.Indicó que urge posicionar el problema de los jóvenes que no estudian ni trabajan en la con-ciencia pública panameña, no sólo desde el punto de vista de cuántos son, sino de quiénes son, las causas y consecuencias de su situación.

Dacil Acevedo coincidió con es-tos planteamientos al señalar que la mayoría de los que aglutinan en esa condición son mujeres, que, por situación familiar, cuidan her-manos o hijos concebidos en embarazos en su adolescencia.  Las mismas hacen trabajo en el hogar, que no es remunerado.

Artículo anterior

Comunicado de la Conferencia Episcopal Panameña- Asamblea plenaria ordinaria No. 209

Siguiente artículo

Obispo cumple 14 años de recorrido pastoral