SEMPER GAUDENSVariedad

La Eucaristía, sacramento de Amor

Ronaldo Paredes

Jesús entregó su vida por amor al mundo, por nuestra salvación. Él sigue presente entre nosotros, en nuestros corazones, en nuestro prójimo, en el necesitado, pero hay una forma única en que Él se manifiesta de manera real entre nosotros, Jesús nos sigue amando y ha querido permanecer con nosotros en el sacramento del altar, en la Eucaristía.

El carácter distintivo de la nueva humanidad redimida por Cristo es la plenitud del amor fraterno y esto se manifiesta en la Eucaristía, este es el Sacramento del amor por excelencia. Sin el alimento espiritual que proviene del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, el amor humano queda siempre contaminado por el mundo.

Él esta real y verdaderamente presente en el altar.

La comunión con el Pan del cielo convierte los corazones e infunde en nosotros la capacidad de amar al prójimo como nos ha amado Jesús, lo que nos hace que vayamos donde el hermano en la acción caritativa y social en favor de los pobres y excluidos.

Él esta real y verdaderamente presente en el altar, y esto lo revela la Biblia por medio de San Juan cuando nos dice con claridad como Jesús menciona que su Carne es Verdadera comida y su Sangre es verdadera bebida (Juan 6, 55). La Eucaristía es un milagro en que Dios nos manifiesta su amor. Cada vez que asistimos a la misa se hace presente ese amor verdadero, el amor de Dios. Vayamos a la mesa del altar, sabiendo que nos encontraremos con el amor de los amores y que ese amor debe movernos a hacer todo el bien al prójimo.

Artículo anterior

Solidaridad y fraternidad

Siguiente artículo

Gran cantidad de panameños con la ceniza en la cabeza