Actualidad

Gran cantidad de panameños con la ceniza en la cabeza

La Cuaresma nos prepara para celebrar con intensidad la Muerte y Resurrección de Jesús en la Pascua. Este tiempo, junto con el de Navidad, son los momentos fuertes del año litúrgico para los cristianos. 

Eduardo Soto P./Fotos: Omar Montenegro

«La Cuaresma es un tiempo para resituarnos, para parar y revisar cómo estamos viviendo; para actualizar nuestra fe, dándole autenticidad y sinceridad».

Con estas palabras inició su homilía de Miércoles el Ceniza en la Basílica Menor Don Bosco el Arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, quien apuntó que «la fe es una búsqueda constante, es un camino diario para hacer que nuestro corazón y nuestra vida se parezcan lo más posible al corazón y a la vida de Jesús de Nazaret».

¿Qué significado tiene la Ceniza?

A esta pregunta el Arzobispo responde: «La Ceniza no es un rito mágico, ni de protección especial -como muchos podrían considerarlo. La ceniza simboliza a la vez el pecado y la fragilidad del hombre».

EN POLVO. Por disposición de la Santa Sede, este año la Ceniza se espolvorea en la cabeza. En años anteriores se usaba el método anglosajón, de hacer una pasta con la ceniza y agua bendita, para colocar una cruz en la frente.

«El Ritual de la Imposición de la Ceniza nos lleva, entonces, a recordar nuestro nada», señaló monseñor Ulloa.

«Los hombres y mujeres necesitamos tanto darnos cuenta de nuestra realidad: Nos creemos tan grandes … ¡y somos tan pequeños! Nos creemos capaces de cualquier cosa … y somos ¡tan insuficientes!», agregó.

De acuerdo con el arzobispo de Panamá, el fruto más importante del Miércoles de Ceniza es la conversión, y aprovechó para explicar que convertirse es «volverse a Dios: regresar a Dios o acercarse más a Él».

El trípode

El Arzobispo, de acuerdo al Magisterio de la Iglesia, centró la Cuaresma en tres pilares: el ayuno, la caridad y la oración.

Para el tema del ayuno, monseñor Ulloa dijo que «puede ser más estricto o menos estricto», pero en definitiva es «un ingrediente importante dentro del espíritu cuaresmal y es un sacrificio agradable a Dios», pues «negarse algo que a uno le gusta, es un buen ejercicio espiritual».

«Puede ayunarse no sólo de alimentos y de bebidas. Puede ayunarse de cigarrillo, puede ayunarse de televisión, de Whatsapp, por ejemplo», explicó.

RELIGIOSIDAD. La imposición de la ceniza es una tradición muy arraigada entre los panameños.

En cuanto a la oración, el Arzobispo dio estas pistas: «¿No rezas nada? Comienza por rezar un Padre Nuestro, una Ave María y un Gloria. ¿Ya haces esto? Trata de rezar una decena del Rosario, ven a hacer una visita a Jesús, que está presente en el Sagrario».

«¿No vas a Misa los Domingos? Ve todos los Domingos a Misa. ¿Ya haces esto? ¿Por qué no venir algún día o varios días durante la Semana, a Misa y a comulgar?», añadió.

«Los invito a vivir una Cuaresma de caridad, que quiere decir cuidar a quienes se encuentran en condiciones de sufrimiento, abandono o angustia a causa de la pandemia de COVID-19″, subrayó el Arzobispo.

«Lo poco que tenemos, si lo compartimos con amor, no se acaba nunca, sino que se transforma en una reserva de vida y de felicidad… Así́ sucede con nuestra limosna, ya sea grande o pequeña, si la damos con gozo y sencillez», afirmó monseñor Ulloa, citando al Papa Francisco.

PARA TODOS. El reconocido periodista deportivo David Samudio y su familia se acercaron a la parroquia San Francisco de La Caleta para recibir las cenizas.

En la calle

Luego de la misa en la Basílica, donde los sacerdotes salieron al atrio de la Iglesia para imponer la ceniza a quienes transitaban por la Avenida Central, el Arzobispo Ulloa se trasladó al templo San Francisco de La Caleta, en cuyos estacionamientos aguardaban varias docenas de autos llenos de fieles para recibir y la bendición el polvo que resulta de la quema de los ramos de la Semana Santa pasada.

Monseñor Ulloa les pidió a los presentes que en esta Cuaresma se dediquen a la oración y la penitencia, pues estos son los medios para «regresar a Dios».

En el resto del país

Por supuesto el Rito de la Ceniza involucra al país y el mundo entero. En Panamá en todas las diócesis los obispos desde muy temprano acudieron al llamado de la fe, e impusieron las cenizas a los fieles.

La diócesis de Penonomé, en su misión de llevar la salvación a todos los rincones de nuestra jurisdicción, motivó a todas las parroquias a realizar la imposición de la Ceniza a los feligreses que participen en las Eucaristía. La misma fue asumida con mucha fe, en la que se acató la norma definida por la Santa Sede, debido a la pandemia, en que se espolvorea la Ceniza en la cabeza, y no en la frente.

CENIZAS. Se hacen preferentemente con los ramos del año pasado, pero también es valedera cualquier rama seca, según explicó Monseñor Ulloa.

En la Catedral San Bautista de Penonomé se le dispensó a las personas adultas mayores que no pueden asistir a los templos un tríptico con las instrucciones y la ceniza, con el fin de realizar el rito en familia.

Monseñor Edgardo Cedeño, obispo de Penonomé, celebró la eucaristía a las 10 de la mañana e impuso la Ceniza a quienes acudieron.

Chiriquí

Monseñor José Luis Cardenal Lacunza, obispo de la diócesis de David, celebró la eucaristía del Miércoles de Ceniza a las 8 am, en la que señaló que todos, «donde sea que estemos (pues muchos no pueden ir a los templos) con cenizas o sin ellas, debemos estar dispuestos a vivir esa renovación a la que nos invita Dios en este tiempo».

La eucaristía del Miércoles de Ceniza en la Catedral de David, con el Cardenal Lacunza, se puede obtener aquí:

Celebraciones en otras diócesis
  • DIÓCESIS DE COLÓN – Mons. Manuel Ochogavía Misa de 7:00 a.m. Catedral; y 6:00 p.m. En Espinar
  • DIÓCESIS DE CHITRÉ – Mons. Rafael Valdivieso Miranda – Misa de 6:00 p.m./Catedral
  • DIÓCESIS DE DARIÉN – Mons. Pedro Hernández Cantarero – Iglesia de Santa Rosa – Pinogana 5:00 p.m.
  • DIÓCESIS DE SANTIAGO – Mons. Audilio Aguilar Aguilar – Misa de 9:00 a.m. y 5:00 p.m. en diversas comunidades rurales.

FOTOGRAFÍAS DEL DÍA:

 

 

Artículo anterior

La Eucaristía, sacramento de Amor

Siguiente artículo

Situación en albergues: "¡Un grito que clama al cielo!", dice Monseñor Ulloa