Actualidad

La familia y la escuela bajo la luz del evangelio

Mientras muchos docentes aprovechaban sus días de vacaciones disfrutando de un buen viaje o descansando, otros decidieron invertir su tiempo y dinero para participar en el 9no Congreso Nacional de Educación Católica “Familia y Educación: Construyendo Humanidad”, organizado por el Consejo de Educación y Cultura de la Conferencia Episcopal Panameña y los delegados diocesanos de la Pastoral Educativa.
Provenientes de todas las diócesis del país se reunieron 180 docentes del 21 al 24 de septiembre, ávidos de aprender y decididos a tender ese puente que mantendrá una cultura de encuentro entre la familia y la escuela, tal como lo pide el Papa Francisco.
Actualmente se considera que la familia está en crisis y la educación panameña está amenazada por diversos factores, sin embargo los participantes de este congreso luego de analizar sus luces y sombras, estadísticas y realidades; reconocieron la necesidad de que exista un entendimiento entre los protagonistas ya que ambos tienen un sujeto en común, “la educación del niño”.
Para el profesor Montgomery Johnson, secretario ejecutivo de Educación de la CEP, no hay educación sin padres de familia y tampoco hay padres de familia si no hay educación, tienen que ir de la mano; ambos amparados bajo la misma luz, la luz del evangelio.
“Para pedir o exigir, primero debemos dar. Los niños deben ver en sus maestros un ejemplo y modelo a seguir, una inspiración para también seguir a Dios, y encontrar en Él la verdad”, destaca el docente.
En cada espacio que tuvieron para el intercambio de ideas, los docentes abogaron por una formación continua, no solo en materias pedagógicas, sino también en la formación espiritual, ya que nadie puede dar, de lo que no tiene o no conoce.
Destacados ponentes exhortaron a los educadores a encontrarse con la juventud, no solo en el aula de clase, sino también en los recreos, llegarles de cerca, escuchar sus preocupaciones e inquietudes. Jamás rechazarles, se deben conocer las realidades para saber en qué punto se encuentran.

La principal escuela del niño
es la familia
La profesora Bernuil de Quintero, Coordinadora Nacional de Pastoral del MEDUCA está convencida de que los docentes panameños buscan la manera de dar respuestas a los estudiantes que cada día llegan con una situación diferente. La escuela está jugando un doble rol que no le compete, ya que la familia está dejando un vacío en los principios básicos.
La familia es una institución que prevalece y prevalecerá porque fue hecha por nuestro Creador, el Señor confía en nosotros, sus hijos que le daremos seguimiento. Sin embargo destaca la educadora que es “papá y mamá quienes están obligados en primera instancia a educar al niño en las competencias sociales e interpersonales, los docentes refuerzan los valores que vienen de casa”.
Si la familia está bien, la escuela va estar bien y la sociedad va estar bien.
Para dar seguimiento al congreso, los delegados diocesanos de la Pastoral Educativa, se reunirán el próximo 21 de octubre para redactar los acuerdos y conclusiones oficiales que trabajarán en cada diócesis, las mismas seguirán su proyecto de pastoral de acuerdo a las realidades y necesidades de cada región.
En el 2018 se llevará a cabo en Colón un Encuentro Nacional de Comisiones Diocesanas de Pastoral Educativa, para evaluar la puesta en práctica de los acuerdos obtenidos en este congreso.

Artículo anterior

El ejemplo comienza por casa

Siguiente artículo

Garachiné reafirma su fe y pertenencia a la Iglesia