Uncategorized

La vida es un don de Dios

En este mes, celebramos el 25 de marzo el día del niño por nacer. La Iglesia sigue defendiendo con firmeza la vida desde su concepción hasta la muerte natural, contra la cultura del descarte y el desprecio a la vida.

El Papa san Juan Pablo II nos ilumina sobre este tema en su Carta Encíclica Evangelium Vitae: “La vida humana es sagrada e inviolable en cada momento de su existencia, también en el inicial que precede al nacimiento. El hombre, desde el seno materno, pertenece a Dios que lo escruta y conoce todo, que lo forma y lo plasma con sus manos, que lo ve mientras es todavía un pequeño embrión informe y que en él entrevé el adulto de mañana, cuyos días están contados y cuya vocación está ya escrita en el « libro de la vida » (cf. Sal 139 138, 1. 13-16).

Defender y promover, respetar y amar la vida es una tarea que Dios confía a cada hombre, llamándolo, como imagen palpitante suya, a participar de la soberanía que

Él tiene sobre el mundo: “Y Dios los bendijo, y les dijo Dios: Sed fecundos y multiplicaos, y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra” (Gn 1, 28).

El mandamiento « no matarás » establece, por tanto, el punto de partida de un camino de verdadera libertad, que nos lleva a promover activamente la vida y a desarrollar determinadas actitudes y comportamientos a su servicio. Obrando así, ejercitamos nuestra responsabilidad hacia las personas que nos han sido confiadas y manifestamos, con las obras y según la verdad, nuestro reconocimiento a Dios por el gran don de la vida (cf. Sal 139 138, 13-14)”.

Artículo anterior

Misioneros: ¡Qué no se borre el entusiasmo!

Siguiente artículo

Familia, plan que viene de Dios