Inicio

Más de cinco mil jóvenes gritan un canto de esperanza

A partir de marzo se realizarán, una vez al mes, encuentros virtuales por diócesis, con el propósito de llegar a más jóvenes, aprovechando la tecnología.

Yoel E. González N.

La esperanza y alegría este año llegaron a los hogares de más de cinco mil jóvenes que vivieron, del 4 al 7 de febrero, el Encuentro Nacional de Renovación Juvenil (ENRJ), bajo el lema “Ser joven es una alegría, un canto de esperanza y una bienaventuranza”, que por primera vez en sus 42 años, se realiza virtual a causa de la pandemia.

El acto de apertura fue una noche de recuerdos con invitados especiales, la animación del ministerio de música y testimonios que hicieron a los presentes, revivir los mejores momentos de ediciones anteriores.

Mario Ávila / P. Santa Teresa de Jesús
En lo poco que me he podido conectar, esta experiencia ha sido valiosa, es duro saber que este año no pudimos estar en las comisiones, pero, también nos permite disfrutarlo desde casa.

El viernes 5 hubo eucaristía, momentos de oración en la capilla virtual, predicas, concierto y actividades con las diócesis.

El sábado 6, la oración y los momentos de prédica, así como una tanda musical con DJ ENRJ, fueron el toque que impulsó a los jóvenes desde sus hogares a compartir este gran evento virtual. Este domingo, el evento concluyó con la celebración de la Eucaristía.

Monseñor Rafael Valdivieso Miranda, Obispo de la Diócesis de Chitré, destacó que, pese a las dificultades por la pandemia, el espíritu del ENRJ se mantiene vivo e intacto como una semilla para las vocaciones sacerdotales, religiosas, matrimoniales y, sobre todo, la semilla de una fe viva que ha marcado la vida de miles de jóvenes en todos estos años.

Novedad del Encuentro

Gracias a la tecnología, a través desde el sitio web https://encuentrojuvenil.org/, se simuló una casa, con todos sus espacios, desde donde se realizaron las actividades. Esto como una manera de representar a cada joven, que desde su hogar vivió la experiencia de este encuentro.

Robineth De Gracia G. / P. Santa Teresa de Jesús
Ha sido una experiencia diferente, pero a la vez buena, porque nos ha tocado de manera virtual y esto nos enseña algo viviéndolo desde casa.

El padre Raúl comentó que, aunque las cosas han estado difíciles y mucha tristeza ha invadido los corazones, tanto jóvenes como adultos se les ofreció la oportunidad de reunirse de manera virtual, para meditar, reflexionar y entender que no estamos solos, que Dios está con todos nosotros y que podemos mantener viva nuestra fe, confiar y seguir luchando y compartir la alegría y la esperanza aun en la distancia.

Este año acompañaron como predicadores, desde República Dominicana: Ester Hernández; el cantante católico y conferencista Pablo Martínez y el ecuatoriano Juan Pablo Alvarado.

Un canto de esperanza

El Ministerio de Música del Encuentro Nacional de Renovación Juvenil NRJ presentó el canto lema del ENRJ 2021 de Chitré.  A pesar de los desafíos propios de la pandemia, la agrupación ofreció a la juventud un canto de esperanza, tal como se denomina este tema, invitando a no dejar de soñar y a vivir con alegría con Jesús como el centro de sus vidas.

El coro de esta canción, bajo el ritmo de rock dice: “Es tiempo de soñar, en tu libertad, mi juventud contigo es canto de esperanza, es tiempo de vivir con alegría en ti y disfrutar de esta bienaventuranza. Hoy dejo de llorar y lucho por la libertad, soy canto de esperanza para la humanidad”.

DINÁMICA. Monseñor Rafael Valdivieso compartió experiencias.

Arnold Flores / P. Santa Teresa de Jesús
Es gratificante llena de Dios, es algo bonito que en pandemia lo vivimos de manera virtual y esto nos deja disfrutar del encuentro desde otra perspectiva.

La cantautora Kenia Moreno manifestó que al escribir el tema pudo recordar el “Christus Vivit”, la exhortación del Papa Francisco, donde nos dice que ser jóvenes es el tiempo de soñar, pero también el tiempo de las opciones.

Alejandra López / Misión 24Siete
Para mí, este encuentro es paz, es encontrarme conmigo misma; saber que necesito renovar y cambiar, volver a tomar las riendas de mi vida, soltar lo que me atormenta; y tener un encuentro con Dios.

 

“Mi objetivo es que los jóvenes disfruten la juventud y la valoren, que vean que se pueden lograr los sueños haciendo las cosas bien, la propuesta de Dios siempre va a ser lo mejor para ellos”, destacó.

Javier Cardoze, pianista de la agrupación, cuenta el reto que significó de grabar esta canción, siguiendo todas las medidas de bioseguridad con el mayor distanciamiento posible. “A pesar de lo que estamos viviendo, poder grabar este tema en medio de la dificultad, es una de las mejores experiencias que Dios me ha permitido vivir”, contó.

El Ministerio de Música está conformado por un grupo de jóvenes comprometidos con la evangelización, cada uno con diferentes carreras, pero apasionados por el mismo llamado al servicio a Dios, ofrecen sus dones y servicios a la obra del Encuentro de Renovación Juvenil de Chitré.

MÓVIL. Desde sus autos, algunos disfrutaron el encuentro.

Una historia, un fundador

FUNDADOR. Padre Segundo Familiar Cano

El Encuentro Nacional de Renovación Juvenil inició en el año 1979 en la Iglesia de Llano Bonito de Chitré por iniciativa de su fundador, padre Segundo Familiar Cano (Q.E.P.D.). El lema de ese primer encuentro fue “Jesús amigo de los jóvenes”. El padre Cano contó con el apoyo de los seminaristas: Francisco Verar, Teófilo Rodríguez, Rómulo Aguilar y otros sacerdotes, además del grupo juvenil de la parroquia.

Desde el inicio, este encuentro juvenil ha movilizado a miles de jóvenes de todo el país, inclusive llegados del extranjero. Encuentros que fueron posibles gracias a la población chitreana, anfitriona y entusiasta que no escatimó en ofrecer sus casas para dar hospedaje y alimentación a los jóvenes ávidos de tener un encuentro personal con el Señor.

Durante estos 42 años se ha manifestado claramente que Dios es el motor de este Encuentro y este año no ha sido diferente, sin importar pandemia, se reafirma que ayer como hoy, “Ser joven es una alegría, un canto de esperanza y una bienaventuranza”, como señala el lema de este año. 

Artículo anterior

Cristianos de acción y no solo de palabra

Siguiente artículo

El amor hace la fuerza