Actualidad

Médicos reciben la medalla Santa María la Antigua por el trabajo de toda una vida

Por su vivencia de los valores cristianos en el ejercicio de la medicina, la Arquidiócesis de Panamá honró a 10 médicos, la mayoría católicos, que trabajan en favor de la vida.

Eduardo Soto P./Fotos Omar Montenegro

Fue una ceremonia casi familiar, que se llevó a cabo la pequeña capilla del Seminario Mayor San José, en la ciudad capital.

A los médicos (cuatro mujeres y seis hombres) se les llamó unas semanas antes para compartirles que la Iglesia Católica quería “condecorarlos”, y la reacción inmediata fue de sorpresa y casi todos –antes de estallar en expresiones de alegría y gozo– consideraron que era un honor inmerecido.

El Arzobispo, que es quien la otorga, luego de recibir recomendaciones, no piensa igual.

GALARDÓN. Lleva el nombre de la primera advocación mariana que llegó al continente americano, hace más de 500 años.

Trabajo de toda una vida

Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta considera que estos diez médicos, sin excepción, son merecerdores y merecedoras de la Medalla Santa María la Antigua.

“Ustedes han dedicado su vida a servir a los demás, y en este tiempo han practicado la medicina desde la ciencia, pero con el corazón”, le dijo.

DR. TOMÁS VÁSQUEZ P.
Pastoral de la Salud
Es un honor muy grande para mí y para mi familia. Todavía no me lo creo. De verdad me siento poco merecedor de esta belleza.

“Vuestro deber es el más sagrado. Pertenecéis al gran ejército de trabajadores callados, esparcidos por el mundo, cuyos miembros no disputan ni gritan, ni se oyen sus voces en las calles, sino que ejercen el ministerio del consuelo entre la tristeza, la necesidad y la enfermedad”, les escribió en el diploma que les fue entregado.

De acuerdo al Arzobispo, los médicos “hacen presente el amor misericordioso del Padre”, pues como Jesús también se dedican a sanar a la gente a su alrededor.

La Medalla

La condecoración Santa María la Antigua fue creada en la Arquidiócesis de Panamá para honrar a destacados ciudadanos o a organizaciones, congregaciones, instituciones estatales o privadas, que por su actuación y trayectoria han contribuido con acción pastoral de la Iglesia Católica, del desarrollo o del engrandecimiento nuestro país en los distintos ámbitos de la vida humana.

La Medalla tiene un solo grado, y se otorgará según lo considere en arzobispo de Panamá, en distintos momentos del año o en ocasiones especiales.

En este caso se le otorgó a estos profesionales de la medicina, porque “cada uno ha dado su aporte siendo servidores públicos, y en instituciones privadas, con un gran compromiso e integridad, viviendo los valores y principios cristianos que propone la Iglesia en el mundo de la salud”.

Lista de honor
Los médicos laureados con la medalla Santa María la Antigua son:
  • Rosario Turner
  • Juana del Carmen Herrera Araúz
  • Lourdes Moreno
  • Yamilka Abad de Pascale
  • Luis Casal
  • Tomás Vásquez Polo
  • Alberto Mizrachi
  • Juan Pascale
  • Max Pinzón
  • Juan Francisco de la Guardia Brin

Difícil labor

El Arzobispo entiende que el trabajo de médico no es nada fácil, y mucho más complicado es abordarlo desde los criterios cristianos, que algunos se han empeñado por ponerlos en contradicción con la ciencia.

DRA. YAMILKA ABAD
Dir. Nicolás Solano
Este es un momento muy especial para mí. Me siento inmensamente emocionada por tan grande distinción que me hace la Iglesia.

“Ustedes han destacado por su trabajo en defensa de la vida, la preocupación por la gestión de políticas a favor de la salud, la investigación –una dimensión tan especial de la medicina–, y la salud mental, una rama de la medicina que vimos en la pandemia que es tan importante y necesaria quitar estereotipos para poder atendernos cuando sea necesario”, reconoció monseñor Ulloa.

Médicos católicos

“El del médico, es un ministerio que da la vida”, señaló el Arzobispo, quien recordó que la atención a los enfermos es una de las “tareas fundamentales” de la Iglesia.

¿Por qué es importante la medicina?, preguntó el Arzobispo, y él mismo respondió: “porque el mal físico aprisiona al espíritu, así como el mal del espíritu somete al cuerpo”.

ROSARIO TURNER
Ex ministra
El señor Arzobispo ha sido muy amable al pensar a mí para semejante honor, que recibo con toda humildad y fe.

En esa línea de pensamiento, les señaló que “Su vida y el ejercicio de su profesión están marcados por la dignidad de la persona humana y por tanto de la Ley Moral”.

El arzobispo les recomendó que debido a la complejidad de su profesión, más aun si se empeñan en mantener sus valores cristianos, la oración es el mejor recurso para no salirse del camino.

“En el ambiente de la medicina y la investigación pareciese difícil poder conectarse con Dios; sin embargo, siempre podemos tener tiempo para orar”, les subrayó.

También añadió, haciendo referencia al Catecismo de la Iglesia: “Al orar, nos hacemos dóciles y le permitimos a Dios actuar en nuestra alma -en nuestro entendimiento y nuestra voluntad- para ir adaptando nuestro ser a Su Divina Voluntad”.

 

La JMJ nos enseñó mucho de lo que hemos aplicado en pandemia

Dra. Lourdes Moreno

La doctora Lourdes Moreno, quien al inicio de pandemia estuvo a cargo de la dirección de epidemiología del ministerio de Salud, y en la actualidad es asesora del Despacho Superior del esta institución, asegura que la experiencia adquirida durante la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá en 2019, ha sido vital para la organización de las acciones del MINSA en la crisis presente.

“Todo lo que vivimos, la organización que se logró y la habilidades obtenidas durante la organización de la JMJ nos han servido de mucho frente a esta pandemia del coronavirus”, aseguró la epidemióloga Moreno.

La doctora Moreno se hizo “viral” al inicio de la crisis sanitaria, pues logró aglutinar simpatías en torno a su arenga “¡Equipo Panamá!” que se hizo muy popular.

Artículo anterior

“Dominicanus challenge”: Peregrinación por los caminos de Santo Domingo de Guzmán

Siguiente artículo

Arquidiócesis de Panamá sigue comprometida con el cuidado de la casa común