Uncategorized

Padres de familia reciben formación

La comunidad eclesial es un compromiso y preocupación de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Empalme.

Con este propósito se llevó a cabo un encuentro de padres de familia de los niños y jóvenes de pre-comunión, comunión, pre-confirmación y confirmación, el domingo 6 de octubre.

El encuentro inició con la celebración de la Eucaristía presidida por el padre Juan Solís, quien animó a los presentes a seguir fielmente el camino de Dios a pesar de las pruebas de la vida asegurando que la fe es nuestra fortaleza.

Les invitó colocar ante el Sagrario sus necesidades. “Dios les ayudará porque la fe consigue realizar lo que parece imposible”, dijo a los presentes. 

Una vez terminada la misa, el encuentro continuó con abierto diálogo con los padres

de familia.

El mismo padre Juan Solís les expuso el tema con un mensaje directo de advertencia: “Decálogo para convertir a sus hijos en pequeños delincuentes”.

En su exposición fue enumerando los errores en que incurren muchos padres y con claridad les habló de la urgente necesidad de educar bien a los hijos.

El padre Juan explicó a los presente cada detalle de este decálogo y los llevo a reflexionar sobre el trabajo que realizan en la formación espiritual de sus hijos. ”Si no siguen estos consejos, lo más probable es que tengamos un pequeño delincuente en casa”, advirtió. Comentó que la educación en casa ha cambiado mucho, pues los padres que no prestan atención a sus hijos. “Los hogares de hoy son espacios vacíos, ya no existe la comunicación, todo es por medio de los móviles, es hora de despertar”, increpó.

Los padres de familia acogieron el llamado de reflexión, y aceptaron que es necesario inculcar los valores morales a sus hijos.

El padre Solís exhortó a los padres de familia a no dejarse contagiar por lo que ofrece el mundo, “Dios quiere que sean responsables en formar correctamente a sus hijos. Ser padres es un don que Dios les ha regalado, valórenlo y sepan aprovechar las enseñanzas de la Madre Iglesia, más todo debe ir en conjunto, es decir, trabajar equipo.

Artículo anterior

Espiritualidad del encuentro

Siguiente artículo

Un matrimonio casto defiende el amor