DiócesisPanamá

Santa María la Antigua, patrona de Panamá

La Iglesia en Panamá celebra con gran solemnidad el 9 de septiembre la creación de la Diócesis de Santa María de la Antigua, primera en Tierra Firme del continente americano. 

El Papa León  X, mediante la Bula «Pastoralis Officii Debitum» creó la diócesis de Santa María la Antigua con sede en el poblado de este mismo nombre, elevando su Capilla al rango de Catedral y asignándole perpetuamente como titular a la Santísima Madre de Dios bajo esta misma advocación.

El primer Obispo fue el franciscano Fray Juan de Quevedo, predicador de la casa real, quien acompañó al Capitán General y Gobernador de Castilla del Oro Pedrarias Dávila en la expedición hacia el nuevo mundo, permaneciendo en esta ciudad hasta 1519 cuando regresó a España, falleciendo en Barcelona el 24 de diciembre de ese mismo año.

El segundo Obispo de Santa María fue el dominico fray Vicente Peraza nombrado en 1521 y consagrado en Burgos. La erección de la catedral fue hecha en Burgos el 1º de diciembre de 1521. Llegó a la Diócesis en 1524 y por disposición del gobernador Pedrarias trasladó a la ciudad de Panamá la sede episcopal conjuntamente con las autoridades civiles.

El traslado de la sede episcopal de Santa María no significó la desaparición de esa Iglesia sino mudanza del Obispado, de la Catedral y del Cabildo.

De acuerdo al espíritu y a la letra de la Bula de creación de la Diócesis, Santa María la Antigua fue y deberá ser siempre la titular de la Catedral. Varios documentos dan fe de este hecho histórico y litúrgico.

Es por ello que el entonces Arzobispo de Panamá, Monseñor José Dimas Cedeño siguiendo las normas dictadas por la Santa Sede proclamó a Santa María la Antigua como Patrona de la Arquidiócesis de Panamá el día 9 de septiembre de 1999, acto ratificado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos el 20 de diciembre de ese mismo año.

La Conferencia Episcopal Panameña proclamó a Santa María la Antigua como Patrona de la República de Panamá el 9 de septiembre del año jubilar 2000, lo que también fue ratificado por la Santa Sede mediante documento fechado 27 de febrero del año 2001 y firmado por el Cardenal Arturo Medina Estevez, Prefecto de la Congregación mencionada. Se estableció el 9 de septiembre como fiesta de Santa María la Antigua en todo el país con rango de Solemnidad y Misa propia.

Artículo anterior

Rompieron las cadenas de una de las peores esclavitudes

Siguiente artículo

Desapego de lo material