CatequesisEspiritualidad

Seis consejos para practicar el ayuno

Redacción: ACIPRENSA

Algunas personas quieren ayunar, pero nunca se encuentran con fuerzas para hacerlo. Aquí ofrecemos 6 elementos prácticos que pueden serte de utilidad para iniciarte y crecer en este ejercicio espiritual:

1.- Lo primero es que el ayuno debe ser progresivo. Es decir hay que comenzar por lo poco y poco a poco progresar en él. Empieza entonces con pequeñas renuncias, como negarte un café, un vaso de agua, un dulce, un postre, un programa de televisión, etc.

2.- Inicia el ayuno con un buen rato de oración.  Prepararlo desde un día antes… por la noche hacer un buen rato de oración y ofrece a Dios el día de Ayuno. Pide a Dios la gracia que estás necesitando o el sentido que quisieras ver fortalecido con tu ayuno. 

3.- Es muy conveniente que inicies tu ayuno con la Eucaristía. Desde las parroquias se transmitirán las Eucaristías. Debido a que las parroquias están cerradas haz al menos una comunión espiritual.

4.- El ayuno Eclesiástico. Lo mínimo que nos invita a vivir la Iglesia en los días prefijados de ayuno (Miércoles de ceniza y Viernes Santo). Este consiste en desayunar un pan y un café, no tomar nada entre comidas, comer ligero (procurando que te quedes con un poco de hambre) y finalmente por la noche lo mismo un pan y un café.

5.- El siguiente paso es hacer medio ayuno, que consiste en solo un café en la mañana, nada entre comidas y una comida ligera. Solo agua todo el día. Por la tarde puede tomar una cucharada de miel, sobre todo si tienes un trabajo que requiera mucho desgaste de energía.

6.- Finalmente podrás aspirar al ayuno de pan y agua, que consiste en comer solo pan y agua. Recuerda, que es una obra del Espíritu. A veces un pequeño esfuerzo de nuestra parte corresponde a una gracia inmensa de Dios y viceversa, un gran esfuerzo humano y pocos resultados espirituales.

Artículo anterior

Matrimonios sumergidos en el círculo de la violencia.

Siguiente artículo

Signos de esperanza: Bendición de Jesús Eucaristía a la urbe y al orbe.