Uncategorized

Una vida santa a imitación de San Francisco de Asís es posible

Inspirados en la frase: “Francisco, Francisco, ¡Repara mi Iglesia!, llamado que Dios hiciera a San Francisco de Asís, se llevó a cabo el día familiar franciscano con motivo de las fiestas patronales de la Capilla de San Francisco de Asís de Alto Boquete.

El evento realizado el pasado domingo 6 de octubre recordó a Fray Odorico Tartaglia, fraile franciscano menor que hace 37 años fue el que puso la primera piedra de esta capilla y la última cuando fue terminada.

Fray Odorico sembró el primer árbol que marcó el inicio de la reforestación del área que rodea la capilla, un jacarandá que llevará su nombre. Junto a él niños, jóvenes y adultos sembraron flores y árboles frutales y ornamentales.

La eucaristía fue animada por el Coro San Francisco de Asís de Dolega. Estuvieron presentes fieles de varias comunidades con sus mascotas. Hubo venta de comida, el grupo juvenil de Dolega hizo la dramatización de la vida de San Francisco de Asís, y se bendijeron las mascotas.

Una enorme Tau -símbolo franciscanode madera fue bendecida por Fray Jacinto Ubarte, párroco de Boquete, en compañía de los jóvenes, frailes y una religiosa en representación de las hermanas franciscanas.

Artículo anterior

Claretianos apuestan por jóvenes

Siguiente artículo

Espiritualidad del encuentro