Uncategorized

23 comunidades se unen para celebrar 30 años de la diócesis

La celebración de los 30 años de la diócesis de Colón-Kuna Yala, no ha parado. Recientemente se llevó a cabo el gran día familiar diocesano y folclórico, un espacio donde las familias acudieron para disfrutar de diversas actividades. Se realizó el pasado domingo 6 de octubre desde las 9 de la mañana y contó con la presencia de Monseñor Manuel Ochogavía Barahona, quien presidió la Santa Eucaristía. Las instalaciones del Centro Folclórico San Martín de Porres, en Gatuncillo, Corregimiento de Nuevo San Juan, recibió a 23 comunidades parroquiales de la provincia de Colón, animados por los coros de la iglesia Niño Jesús de Praga.

Este evento sirvió para la convivencia fraterna entre los colonenses, que muestra ese sentido de iglesia que además fortalece la comunión y la fe en la comunidad parroquial. Durante este encuentro se entregaron 22 pergaminos de bendición Papal a los catequistas que han brindado sus servicios por muchos años en esta diócesis.

La ocasión fue propicia para ofrecer un espacio de encuentro cultural. Se presentaron conjuntos folclóricos, y se escogieron las reinitas diocesanas.

El primer lugar lo obtuvo la niña Ana Alejandra Villamonte de la parroquia San Francisco Javier, seguido de Gianni Grenard en

segundo lugar del Santuario Nuestra Señora del Carmen y el tercer lugar la niña Yanevith S. Echeverría de la parroquia Virgen de Fátima. Todos los asistentes tuvieron la oportunidad de disfrutar las diferentes viandas, y participar de la tómbola del viaje a Tierra Santa.

La señora Sixta Ruiz de la Parroquia Virgen de Lourdes fue la ganadora.

Los presentes se beneficiaron con una jornada de salud atendida por un equipo médico del Ministerio de Salud. También participó la Autoridad del Canal de Panamá que llevó un autobús virtual con información sobre las nuevas esclusas y su importancia. Sinaproc y la Policía Nacional colaboraron con la seguridad y protección a todos. Como toque final este encuentro tuvo la participación del reconocido músico Osvaldo Ayala que cerró con broche de oro esta gran fiesta familiar.

El Obispo de Colón y Kuna Yala, agradeció la participación de todas las vicarías y al equipo de trabajo que hizo posible esta actividad recreativa y cutlural que unió a la feligresía.

Artículo anterior

Seamos misericordiosos

Siguiente artículo

María, servidora del Señor