Comunidadsalud

Disfagia: cuando beber y comer duele

La disfagia generalmente es causada por problemas nerviosos o musculares,  siendo más común en adultos mayores y bebés.

Jean Carlos González Remond

¿Sabe usted qué es la disfagia? Este trastorno consiste en la dificultad para tragar la comida o las sustancias líquidas de manera natural.

El fonoaudiólogo Fitzgerald Naanes, de la Policlínica​ “Dr. Carlos N. Brin” de la Caja de Seguro Social, explicó que la disfagia generalmente es causada por problemas nerviosos o musculares, incluso puede ser dolorosa, siendo más común en adultos mayores y bebés.

Indicó que existe una amplia gama de posibles causas. Si solo ocurre una o dos veces, probablemente no haya un problema subyacente grave; no obstante, si sucede con regularidad, debe ser examinada por un médico especialista.

Si sucede con regularidad debe ser examinada por un médico especialista.

Disfagia orofaríngea: es cuando  existe una alteración en la fase oral o faríngea. En la misma se produce una dificultad en el inicio de la deglución o al transportar el bolo alimenticio desde la boca hasta la entrada del esófago.

Suele estar relacionada con casos de trastornos neurológicos, algunos tipos de cáncer oral, alteraciones músculo-esqueléticas como distrofias, procesos posquirúrgicos o intubación endotraqueal, o secundarias a tratamientos de quimioterapia o radioterapia, entre otros.

Hay sensación de dificultad para tragar, de atasco del alimento en la base de la garganta, de modo que necesita carraspear para limpiarla o se puede sentir la necesidad de toser después de tragar.

Síntomas  
  • Molestia o dolor al momento de ingerir los alimentos, sensación de que no bajan hacia la zona del esófago y quedan atrapados en la garganta o pecho.
  • Presencia de voz ronca; se puede presentar regurgitación, que es el retorno de los alimentos a la cavidad bucal, acidez estomacal y puede haber presencia de tos.
  • La disfagia puede presentarse la sensación de asfixia y hasta pérdida de peso de forma repentina, por lo que es importante ir a un especialista.

Disfagia esofágica: hay una alteración en la fase esofágica que incluye el paso del alimento hacia el estómago. Este tipo de disfagia se encuentra más relacionada con alteraciones motoras o estructurales del tipo de masas cancerosas situadas en posiciones más bajas junto al esófago o hernia de hiato. La sensación de atasco del alimento es en el pecho o zona torácica.

Cuando el otorrinolaringólogo confirma el diagnóstico de disfagia orofaríngea, el paciente es enviado al fonoaudiólogo. Este especialista realizará su valoración y determinará las posibles causas de la disfagia, para luego realizar su plan de intervención y lograr la correcta deglución del paciente.

Si el diagnóstico es de disfagia esofágica, el tratamiento, generalmente,  es quirúrgico; por lo que se le referirá el paciente a los especialistas pertinentes.

Clasificaciones de acuerdo a lo ingerido

MODALIDADES. No es fácil diagnosticar esta enfermedad. Se requiere un trabajo clínico minucioso.

Según la relación entre la sustancia ingerida, se pueden clasificar en:

Disfagia a líquidos: se observa cuando hay dificultad para ingerir líquidos como agua, leche, zumos o caldos que producen al paciente tos o  que pase el líquido a la vía respiratoria.

Disfagia a sólidos: se presenta con dificultad para tragar alimentos sólidos y consumir el alimento en forma de puré.

Disfagia mixta: dificultad para consumir líquidos y alimentos sólidos.

El dolor al tragar, conocido como odinofagia, es diferente a la disfagia; sin embargo, es posible tener ambos al mismo tiempo y el globus es la sensación de que algo se atora en la garganta, añadió Fitzgerald Naanes.

Debido a la gran variedad de causas detrás de una disfagia, el especialista tendrá que llevar a cabo un minucioso trabajo para diagnosticar el problema, y cuál es el tratamiento más efectivo para evitar cuadros médicos más graves.

En un primer momento, el otorrinolaringólogo recabará información sobre cuándo y cómo sucede esa dificultad para tragar, así como cuáles son los alimentos que más problemas causan al paciente.

Si es necesario brindará referencia para una exploración instrumental más precisa a fin de realizar el diagnóstico, como son los rayos X (videofluroscopía) y/o la endoscopia. Durante los rayos X, el paciente debe ingerir una solución inofensiva de bario que permitirá ver el movimiento de los fluidos dentro de la faringe y esófago, así como las posibles obstrucciones.

 

Artículo anterior

¿Qué es el Cristo de Esquipulas? -Dayan

Siguiente artículo

Expectativa por la llegada de la vacuna Pfizer