Portada

¿Es posible beatificar al padre Héctor Gallego?

En Santa Fe de Veraguas, en el centro del poblado, hay un monumento al padre Jesús Héctor Gallego -elevado a dos niveles- para recordarnos que tenemos una deuda pendiente: su causa de beatificación y canonización.

Y al parecer no estamos lejos de que se inicie, según reveló el Obispo de la Diócesis de Santiago, Monseñor Audilio Aguilar Aguilar, en respuesta al clamor del pueblo de Dios que considera que el sacerdote colombiano desaparecido, es merecedor de los altares.

“Queremos iniciar el proceso para que la Iglesia de Panamá y universal vea en Héctor Gallego un testimonio de amor y entrega al prójimo”,  dijo Monseñor Aguilar tras agregar que algunos obispos, sacerdotes y laicos han pedido iniciar el proceso para la causa de su beatificación y posterior canonización.

Explicó que se ha demorado porque se trata de un proceso que inicia con la recopilación histórica, un informe sobre la vida y las virtudes de la persona. “Los hombres y mujeres que le conocieron dan testimonio de que era un sacerdote entregado al servicio pastoral, a la caridad y a la evangelización; todos los días se degastaba por el trabajo por servir a la gente”, comentó.

“Por todos los testimonios que escuchamos y el interés del pueblo de Dios creemos que Héctor Gallego puede ser declarado mártir de la Iglesia Católica”, reafirmó el Obispo de la diócesis de Santiago, Monseñor Audilio Aguilar Aguilar.

Uno de los primeros en reaccionar ante esta posibilidad es el padre Patricio Hanssens,

Director de Pastoral Social Cáritas de la Arquidiócesis de Panamá.  “El padre Héctor vivió la pobreza evangélica y como pastor se entregó en cuerpo y alma para quienes habían sido confiados a su responsabilidad.

Aún en los momentos de calumnia y persecución durante la época militar” recordó. “Héctor vivió la autenticidad de una vida sacerdotal. Es decir, del hombre entregado a la comunidad”, su testimonio de vida y entrega al sacerdocio, así como a las clases empobrecidas, debe ser conocido por éstas y las futuras generaciones.

Asimismo, Edilma Gallego declaró que para ella, y muchos que conocieron a su hermano, es un santo por sus virtudes. “Hace 20 años que Dios me permitió venir a Panamá por la noticia de que se habían encontrado sus restos, y aquí pude conocer la vida de entrega de mi hermano por los pobres de Santa Fe de Veraguas”, recordó.

La hermana del sacerdote desaparecido en 1971 dijo que hace falta que se conozca dónde están sus restos para que de una vez por todas termine este capítulo tan amargo, tanto para la Iglesia Panameña como para la familia Gallego.

Cabe señalar que a través de un Motu Proprio (documento que parte del mismo Papa Francisco), el Vaticano estableció una nueva posible causa de beatificación: la del ofrecimiento de la propia vida.

Esta nueva causa se añade a las otras tres ya existentes y contempladas hasta el momento por la Congregación para las Causas de los Santos: la del martirio, la de las virtudes heroicas y la de las causas excepcionales.

Artículo anterior

El Cristo de las calles 

Siguiente artículo

Héctor Gallego, pastor y mártir