Comunidadsalud

Uso incorrecto de antibióticos provoca resistencia bacteriana

Este fenómeno ocurre cuando las bacterias cambian y sobreviven al antibiótico que se utiliza para tratar la infección.

Arleth G. Yanisselli F.

La mala práctica en el uso de antibióticos y su sobreutilización puede causar que el organismo desarrolle resistencia.

El doctor Gabriel Jaén, médico general de la Policlínica Dr. Blas Daniel Gómez Chetro, de la Caja de Seguro Social (CSS), informó que el uso incorrecto o inapropiado de estos medicamentos puede generar a nivel comunitario la llamada “resistencia bacteriana”, que no es más que la habilidad que desarrollan las bacterias para reconocer el antibiótico y generar algún mecanismo para inactivar o destruir sus moléculas y así lograr que el mismo pierda su efectividad.

Jaén explicó que “el desarrollo de la resistencia bacteriana se da al uso equívoco de los antibióticos en reiteradas ocasiones, eliminando las bacterias sensibles y dejando atrás las bacterias resistentes, las cuales crecen causando más daño y posteriormente no responden a la antibioticoterapia (terapia que usa antibióticos, administrándolos por vía intravenosa para tratamientos a medio-largo plazo de determinadas patologías)”.

Precauciones
  • Si no se toman las medidas adecuadas al usar antibióticos, eventualmente habrá menos tratamientos efectivos y por ende la necesidad de utilizar antibióticos más costosos.
  • Otro factor de darse este abuso, es que una infección que podía ser manejada de forma ambulatoria, se complique y requiera de hospitalización para su control.
  • Se estima que para 2050 si no se adoptan medidas, la resistencia a los antibióticos podría causar muchas muertes debido a la inefectividad de los tratamientos.

¿Qué son los antibióticos?

Los antibióticos son un grupo de medicamentos utilizados para combatir diversos tipos de infecciones bacterianas y que se pueden presentar en cualquier parte del cuerpo.

En los últimos años se ha observado el mal uso de los antibióticos para tratar infecciones virales como los resfriados comunes y la gripe; sin embargo, no deben utilizarse salvo exista una infección bacteriana, previamente detectada por el médico tratante.

En un resfriado común o en una gripe, el tratamiento está dirigido a aliviar los signos y síntomas de la enfermedad con analgésicos.

“Los antibióticos tienen diversas maneras de actuar, pero resumiendo de una forma sencilla su mecanismo de acción es matar las bacterias causantes de infección y detener el proceso de multiplicación de estas bacterias, para así poder controlar la afección que ellas producen”, destacó el galeno.

Recomendaciones para su uso

ADVERTENCIA. No tomar antibióticos prescritos a otra persona y no pedir recetas de complacencia de antibiótico.

Es importante que, a la hora de cumplir un tratamiento con antibiótico, el paciente tenga en cuenta que debe utilizar la dosis correcta, la frecuencia apropiada y la duración completa del tratamiento para que el mismo sea efectivo, es decir cumplir al pie de la letra con las indicaciones prescritas por el médico tratante.

Los antibióticos son medicamentos usados para combatir infecciones bacterianas.

Antes de iniciar con el tratamiento, el paciente debe cerciorarse de almacenar los antibióticos de una manera adecuada y verificar su fecha de expiración antes de utilizarlos.

Para reducir la resistencia bacteriana a los antibióticos se debe tomar el medicamento como ha sido prescrito por su médico. Además, debe completar su tratamiento, aunque se sienta mejor; no tomarlos por infección viral. Tampoco debe guardar los antibióticos para la próxima vez que se enferme. No tomar antibióticos prescritos a otra persona y no pedir recetas de complacencia de antibiótico.

Artículo anterior

Vicariato de Darién continúa misión en comunidades

Siguiente artículo

Respeto y tolerancia