Comunidadsalud

¿Qué hago si mi bebé broncoaspira?

La broncoaspiración es el paso de una sustancia líquida, ya sea vómito, restos alimenticios, saliva, que pasan de la orofaringe a la laringe y que puede producir asfixia.

Edda Nereira

El pequeño Diego de tan solo tres meses fue llevado en brazos de su madre, a la Unidad Local de Atención Primaria de Salud (ULAPS) de San José, en San Carlos, con el fin de actualizarle el esquema de inmunización.

Justo después de la aplicación de sus vacunas, el bebé vomitó, lloró y la glotis (orificio en la parte trasera de la boca antes de la laringe), se cerró. De repente, la madre grita desesperada: “¡mi hijo se está ahogando!”.

El pediatra Juan José Villarreal, se encarga de la situación. El pequeño es colocado boca abajo, y luego trasladado al Cuarto de Urgencias, donde le extrajeron las secreciones que le impedían respirar normalmente, le pusieron un poquito de oxígeno y  se fue recuperando.

Pero ¿qué le sucedió al bebé Diego? Nos explica el Dr. Villarreal: Diego broncoaspiró.

La broncoaspiración se puede definir como el paso de una sustancia líquida, ya sea vómito, restos alimenticios, saliva, que pasan de la orofaringe a la laringe y que puede producir asfixia.

En los lactantes, indicó el médico, se registra cuando la criatura vomita, por la inmadurez fisiológica que presenta en los primeros seis meses de vida, ya que el proceso de deglución y el funcionamiento del sistema digestivo aún no alcanzan su total desarrollo.

¿Cómo actuar?
  • Conserve la calma; a pesar de ser una situación de riesgo para el infante, es indispensable practicar los primeros auxilios de manera rápida y segura.
  • Lentamente coloque al bebé boca abajo para impedir que los fluidos se dirijan a los pulmones. Si expulsa alguna sustancia, limpie la boca para retirar los restos.
  • Proceda a realizar resucitación cardiopulmonar, si el bebé pierde la conciencia y si el menor no reacciona, no pierda tiempo y llame al 911 de inmediato.

Por esta razón, señaló que muchos lactantes sufren lo que se conoce como reflujo gastroesofágico, que es la devolución del contenido gástrico al exterior, a través de la boca, porque los esfínteres que están en la parte superior e inferior del esófago son débiles en las primeras etapas de la vida.

En consecuencia, subrayó el lactante puede broncoaspirar cuando vomita o cuando está ingiriendo, que generalmente es leche, aunque también puede ser saliva.

La asfixia puede presentarse en recién nacidos o lactantes sanos; sin embargo, existen trastornos neurológicos con un mecanismo deficiente de deglución, en los que este fenómeno es una característica.

Presencia de cuerpos extraños

CUIDADO. Es importante estar concentrado o concentrada cuando lo alimenta, para evitar accidentes.

Existe otro tipo de broncoaspiración, y es la de cuerpos extraños. “Cuando el niño va creciendo su desarrollo psicomotor le permite agarrar objetos que luego se lleva a la boca, broncoaspirar un objeto puede resultar letal porque si este es muy pequeño, podría quedar atorado en la laringe”, confirmó el especialista.

Agregó que hay cuadros de broncoaspiraciones silenciosas, de porciones pequeñas, de contenidos alimenticios que, a la larga, van al tejido pulmonar como un infiltrado, provocando una neumonía o una neumonitis.

¿Cómo saber si el bebé broncoaspira?  Si observa que al niño le cuesta trabajo respirar, si la respiración es ruidosa, tiene una tos persistente, su piel comienza a tomar una coloración azulada y/o pierde la conciencia, tiene que actuar lo más pronto posible.

 

 

Artículo anterior

Dos respuestas al llamado de Dios

Siguiente artículo

“La cosa empezó en Panamá” con Santa María la Antigua